la Dirección General de Derechos de los Animales del Gobierno de España ha compartido una escala de seguridad clímatica elaborada por veterinarios de la Universidad de Tufts que nos permite comprobar cuánto frío puede soportar un perro con base a su tamaño y a su raza. Hay que tener en cuenta que esta ola de frío pone en peligro a nuestras mascotas por ello a continuación resumimos con toda esta información proporcionada por las fuentes a la siguiente pregunta: ¿Cuánto frío puede soportar mi perro?

¿Cuánto frío puede soportar un perro?

En primer lugar, hay que tener en cuenta que esta escala pretende aportar a los propietarios de los perros unos valores de referencia. En cualquier caso, los veterinarios de la Universidad de Tufts recomiendan usar siempre el sentido común. Además, establecen que siempre hay que tener en cuenta la duración de la exposición a una temperatura determinada. En primer lugar, esta tabla nos recuerda que el riesgo depende del tamaño del perro, así que procedemos a exponer las temperaturas según los tamaños:

Perros de tamaño pequeño

Entre 15°C y 12°C: no evidencia de frío.

– Entre 10°C y 7 °C: riesgo poco probable.

– Entre 4°C y -1°C: riesgo dependiendo de la raza.

En torno a -4°C: peligroso.

– Entre -6°C y -15°C: crítico.

Peros de tamaño mediano

Entre 15°C y 12°C: no evidencia de frío.

– Entre 10°C y 7 °C: riesgo poco probable.

– Entre 4°C y -1°C: riesgo dependiendo de la raza.

Entre -4°C y -9°C: peligroso.

– Entre -12°C y -15°C: crítico.

Perros de tamaño grande

Entre 15°C y 12°C: no evidencia de frío.

– Entre 10°C y 4 °C: riesgo poco probable.

– Entre 4°C y -4°C: riesgo dependiendo de la raza.

– Entre -6°C y -9°C: peligroso.

– Entre -12°C y -15°C: crítico.

Fuente: Dirección General de Derechos de los Animales del Gobierno de España  en colaboración con la Universidad de Tufts

Fuente: Dirección General de Derechos de los Animales del Gobierno de España en colaboración con la Universidad de Tufts

Hay formas de solucionar (aunque sea un poco) este problema, entre ellos, tener las suficientes herramientas para cuando lleguen estas olas de frío y que nuestros perros no se congelen. Por ejemplo, tener siempre a mano un abrigo o un chubasquero para que se puedan hacer esas salidas a la calle paliando las bajas temperaturas.

Los gatos y otros animales

Con respecto a los gatos, hay que tener en cuenta que hay gran cantidad de ellos considerados «callejeros» y que por tanto, viven directamente las inclemencias de la climatología. Por eso, se recuerda que muchos de ellos pueden colarse en los coches en busca de calor. Para evitar males, habría que revisar el coche antes de arrancarlo. Con respecto a las aves, se recomienda lo sigiente: «Si puedes, deja alimento adecuado para aves en balcones y ventanas, nunca en el suelo o la calle que pueda generar suciedad».