En España, los perros son la primera opción a la hora de tener una mascota, seguido de los gatos. Y ahora que llega el verano, hay que tener cuidado con las altas temperaturas, al igual que en invierno debemos considerar cuánto frío puede aguantar nuestro peludo. En consecuencia, aquí te explicamos todo lo que necesitas saber para identificar si tu perro tiene calor, y de la misma forma, qué debes hacer si este puede estar experimentando un golpe de calor. Aquí te contestamos a esta pregunta: ¿Cómo saber si mi perro tiene calor?

¿Cuál es la temperatura normal de un perro?

En primer lugar, es necesario saber cuál es la temperatura normal de un perro, puesto que no es la misma que la de un ser humano. Según Experto Animal, la plataforma de profesionales expertos en animales: «La temperatura normal de los perros es de unos 37,8-39,2 ºC, por lo tanto no debemos tomar como referencia los parámetros humanos.»

De la misma forma, también hay que tener en cuenta las siguientes informaciones básicas sobre cómo experimentan el calor los perros, según esta plataforma de la que hablábamos:

  1. «El pelo de los perros les sirve como protección contra el sol y como regulador de la temperatura». En consecuencia, hay que tener en cuenta que está desaconsejado rapar a algunos perros.
  2. Los perros no pueden sudar. Sin embargo, regulan el calor a través del jadeo.
  3. Hay que prestar especial atención a cachorros, perros adultos y perros con enfermedades. 

Síntomas de que tu perro tiene mucho calor

Para saber si tu perro tiene mucho calor, atiende a los siguientes síntomas:

  • Apenas se mueve
  • Busca constantemente zonas más frías 
  • Jadea de forma más intensa 
  • Tiene las mucosas enrojecidas 

Consejos para mantener frescos a los perros en verano

1. Disponer siempre de agua fresca 

En primer lugar, es necesario que tu perro esté constantemente hidratado y con agua fresca. Esto suele ser sencillo en casa, pero también es necesario en la calle. Por eso, te recomendamos que compres dispensadores de agua portátiles. 

Dispensador portátil de agua

Dispensador portátil de agua

2. Tener cuidado con las horas de los paseos

De la misma forma, aunque entre dentro del sentido común, no podemos sacar al perro a la calle durante las horas centrales de calor. Es muy importante evitar los paseos largos durante estas horas, aunque no debemos descuidar las pequeñas incursiones a la calle para que el perro haga sus necesidades. También podemos enseñar a nuestro perro a hacer sus necesidades en orinales para perros que podemos poner en el interior de la casa.

Orinal para perros

Orinal para perros

3. Usar ventiladores o aire acondicionado en casa

De la misma forma que los usamos para nosotros, también lo tenemos que hacer por ellos: hay que poner los ventiladores en casa, o el aire acondicionado si disponemos de ello. De esta forma, se mantendran mucho más frescos en casa.

4. Usar un pulverizador o una toalla húmeda

Otras formas de resfrescarles es usando un pulverizador o pasarles por el cuerpo una toalla húmeda. También podemos congelar el agua para hacer cubitos de hielo, así a la vez que se entretiene, se refresca.

Pulverizador

Pulverizador

5. Jamás dejarlo encerrado en un lugar caluroso

Además, es muy importante no encerrar al perro en ningún lugar que haga mucho calor. Ni en una habitación, ni en un coche. Esto les podría provocar un grave golpe de calor. Lo más recomendable es dejar que tu perro se relaje en una zona con corriente, como por ejemplo, una terraza.