fbpx

Guadalajara anuncia una durísima multa para quienes no limpien el pis de sus perros: «Se acabó»

El Ayuntamiento de Guadalajara se ha hartado y sancionará con mano dura a los dueños de los perros que no recojan los excrementos de sus mascotas cuando defequen en la vía pública. Pero, además, estarán obligados a limpiar con una mezcla de agua con vinagre o productos desinfectantes los orines de los animales.

A los incumplidores, la Policía Local les podrá sancionar con multas de hasta 3.000 euros, puesto que ambas infracciones estarán calificadas como «muy graves» en la nueva Ordenanza Municipal de Tenencia de Animales que el Gobierno municipal llevará al pleno del próximo viernes.

El objetivo que se persigue con la actualización de la normativa es «incrementar la protección animal, controlar las colonias de gatos ferales y endurecer el régimen sancionador frente a las personas que no recogen los excrementos y limpian los orines», según ha informado el Consistorio guadalajareño mediante una nota de prensa.

Para que no haya excusas, el Ayuntamiento de Guadalajara enviará un documento informativo a todos los hogares y repartirá 10.000 lotes compuestos por un recipiente para limpiar con líquido los orines de los animales y dispensadores de bolsas para la recogida de excrementos, además de informar de manera presencial en espacios públicos y recintos habilitados para perros.

Las multas, a finales de año
En las próximas semanas se pondrá en marcha una campaña para dar a conocer entre la ciudadanía los principales cambios de esta ordenanza y la concejala de Seguridad, Pilar Sánchez, ha explicado que será a finales de año cuando se empiece a sancionar en virtud de la nueva norma.

«Debemos ser muy respetuosos con los animales, pero las personas que posean animales domésticos también deben ser muy respetuosos con el conjunto de la ciudad y por ello vamos a actuar con firmeza frente a los dueños que no recogen los excrementos y no limpian los orines. No podemos tener una ciudad repleta de excrementos. Eso se acabó», ha advertido Sánchez.

«Es cierto que la mayoría de los propietarios y propietarias de mascotas cumplen sus obligaciones, pero no menos cierto es que es evidente que en los últimos meses se ha incrementado de manera considerable la presencia de excrementos caninos en las aceras y vías públicas. Y ya no es solo un problema estético o de malos olores, es un problema de higiene y salubridad», ha defendido la edil.

Colonias de gatos
Sánchez ha destacado también la importancia de que la nueva ordenanza «regule la alimentación de las colonias de gatos, restringiéndola únicamente a personas con carnet o a entidades colaboradoras, porque arrojar desperdicios a la vía pública para alimentar a los gatos también genera suciedad, malos olores y problemas de higiene».

En este caso, inclumplir la normativa también será sancionado con hasta 3.000 euros. Las infracciones como leves y graves, de su lado, acarrearán multas de hasta 750 euros y 1.500 euros, respectivamente.

Comparte en tus redes

Facebook
Twitter
LinkedIn
WhatsApp
Email

Descubre otras entradas del blog