fbpx

Día Mundial del Donante de Sangre: Nuestras mascotas también echan una pata

Para algunos puede resultar curioso, pero ellos —nuestras mascotas— también pueden echar una pata o en este caso poner la pata y ser donantes de sangre. En su caso, para ayudar a otros animales que la necesiten de la misma forma que los humanos podemos y debemos hacerlo con otras personas. Coincidiendo este domingo con el Día Mundial del Donante de Sangre, en este rincón dedicado a las mascotas nos hacemos eco de ello.

En España, el Banco de Sangre Animal (BSA) realiza cada año alrededor de 5.000 transfusiones de sangre a nuestros peludos de cuatro patas. Sin embargo, la parte más importante de esta labor la realizan las mascotas a través de sus cuidadores. Su perro o gato también puede salvar vidas y ayudar a otros animales, como venimos diciendo. A la pregunta de cuáles son los requisitos que debe cumplir nuestra mascota para convertirse en donante, Ignacio Mesa, director clínico del Banco de Sangre Animal, señala que en España «contamos con la colaboración de 3.000 mascotas que donan sangre de forma regular cada tres o cuatro meses».

En la actualidad —añade— «suministramos derivados de la sangre de manera regular a más de 50 hospitales veterinarios de referencia en España. Estos centros actúan como centros colaboradores del Banco de Sangre Animal, y constituyen una red de suministro de hemoderivados a todos los centros veterinarios de la zona cuando éstos lo necesitan». En la actualidad trabajan con más de 900 clínicas en España.

¿Quiénes necesitan una transfusión?

El perfil de pacientes -—perros o gatos— que podrían necesitar de una transfusión son, en palabras de Eduardo Pastor, practice mánager de AniCura Aitana Hospital Veterinario (uno de los 50 hospitales colaboradores del BSA), «mascotas con hemorragias por traumatismo o cirugías complicadas, pacientes críticos con otros tipos e anemias, alteraciones de la coagulación, intoxicaciones, enfermedades hepáticas, enfermedad intestinal con pérdida de proteínas o quemaduras entre otras».

El Covid-19 ha disminuido las reservas

El estado de alarma ha afectado negativamente a las reservas del Banco de Sangre Animal debido principalmente a que no se han podido realizar extracciones durante el confinamiento. No obstante, el servicio ha podido funcionar con normalidad y atender las urgencias de las mascotas que necesitaban de una transfusión sanguínea. Durante la desescalada, se ha podido retomar parcialmente la actividad bajo estrictas medidas de seguridad. No obstante, la colaboración de los cuidadores y sus mascotas es necesaria para poder seguir salvando vidas. Así, desde el BSA animan a los propietarios de perros y gatos que reúnan los requisitos para ser donantes a inscribirse aquí.

Una red solidaria

El Banco de Sangre Animal funciona gracias a la colaboración de 50 hospitales veterinarios distribuidos a lo largo de todo el territorio nacional. Estos hospitales colaboradores cuentan con un pequeño banco de sangre en sus instalaciones y se encargan de almacenar y llevar un control adecuado de las diferentes dosis. Su labor es garantizar a los centros veterinarios de España una alta disponibilidad y rápido acceso a los distintos tipos de hemoderivados. De esta manera, los hospitales colaboradores como AniCura Aitana Hospital Veterinario se encargan de abastecer a otros centros veterinarios situados en su ámbito. El grupo veterinario AniCura colabora con el Banco de Sangre Animal mediante 6 hospitales: AniCura Aitana (Valencia), AniCura Albea (Gran Canaria), AniCura Buenavista (Asturias), AniCura Constitución (Valencia), AniCura San Fermín (Pamplona), AniCura Valencia Sur (Valencia).

Comparte en tus redes

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on email
Email

Descubre otras entradas del blog